El día de la Hispanidad

La presencia de España en América durante cuatro siglos está llena de leyendas urbanas, basadas en una aberración intelectual muy de nuestros días… juzgar a la gente de la Edad Media o el primer Renacimiento con los valores posmodernos y relativistas del siglo XXI.

Los españoles, ciertamente, aplicaron la violencia para imponerse en América… Pero si Hernán Cortés consiguió el apoyo de numerosas tribus, tanto como para conquistar México con tan sólo varios centenares de hombres, es porque pueblos como el azteca ya practicaban una violencia salvaje sobre los más débiles, que vieron en la llegada de los españoles una oportunidad para vivir mejor. Lo del paraíso precolombino, idealizado por ciertas corrientes políticas o ideológicas, sería bastante cuestionable.

Lo raro a finales del siglo XV no es que algunos vieran a los indígenas como esclavos; lo raro fue que personajes como Isabel la Católica o Bartolomé de las Casas, a pesar de haber nacido cuando nacieron, impulsaran un debate sobre los derechos humanos, que desembocó en 1542 en una legislación que les protegía.

En sintonía con ese espíritu, los españoles se mezclaron y casaron con los indígenas, algo que no hicieron ingleses, franceses o alemanes. Esas potencias segregaron a las personas por su color de piel. Por donde pasaron, nos encontramos con las secuelas del apartheid o indios minoritarios y encerrados en reservas, como si fueran monos de feria. En la América española eso no se ha visto, por mucho que se pongan.

Y aquí viene una de las grandes mentiras de nuestros días… Al político Faustino Rodríguez-San Pedro, a comienzos del siglo XX, antes del franquismo, efectivamente, se le ocurrió llamarle “Día de la Raza”, pero dejó muy claro que era la fiesta de las diferentes razas de América que caminaban hacia un destino común. Decir lo contrario es traicionar lo que dejó dicho y escrito.

bandera_espanaAsí que el 12 de octubre no es racista, ni franquista… Pero es que, para sorpresa de muchos nacionalistas, que lo encuentran demasiado español, la idea de su celebración no nació en España. El primer país en nombrarla fiesta nacional fue Argentina. Y los primeros que lo celebraron por todo lo alto, obligando a los españoles del siglo XIX a subirse al carro, fueron los estadounidenses. En 1888, con el cuarto centenario del descubrimiento de América a la vuelta de la esquina, Sagasta, al enterarse de que los italoamericanos iban a celebrar el Columbus Day, convocó una comisión para no ser menos.

Hubo abusos, hubo violencia y hubo claroscuros, como en todos los encuentros entre dos pueblos, siendo uno de ellos más avanzado en lo tecnológico y militar. Pero la sobreexposición de lo malo sobre lo bueno lleva a olvidar que España dejó en América 25 universidades. Portugal no dejó ninguna y las primeras que se levantaron en los dominios de Francia o el Reino Unido tuvieron que esperar al siglo XIX.

El imperio español nos dejó una comunidad de países que ahora nos permite tener voz y voto en el mundo globalizado y enriqueció a territorios como Cataluña, donde el patriotismo español fue la tónica hasta 1898. Fue perder Cuba y, curiosamente, nacer el catalanismo político. Cuando Colón regresó de su primer viaje se entrevistó con los Reyes Católicos en el Monasterio de Sant Jeroni de la Murtra, situado en Badalona. Este año ese municipio no celebra la fiesta del 12 de Octubre porque, dicen, es franquista, racista y española. Lo dicho, vivimos tiempos aberrantes.